Gracias

Gracias

miércoles, 9 de agosto de 2017

La Injusticia. Por Isha

Es muy común que durante el día nos enfrentemos a una seguidilla de acontecimientos que nos llevan a sentirnos víctimas de injusticias, llenos de rabia o de tristeza, explotando frente a situaciones que no podemos controlar y que nos llevan a padecer tan aborrecido lugar
Lo injusto realmente nos mueve, y es más, ¡parece mover el mundo! Pero en realidad, podemos transformar esta misma indeseada situación  en el regalo más grandioso. Y tú pensarás, al leer esto: “¡¿La injusticia, un regalo?!”.  Sí, justamente. Y es porque lo que realmente nos mueve hasta lo más profundo,  llenándonos de ira, de impotencia, de dolor, de indignación, de un cúmulo de sentimientos - por ejemplo, después de haber padecido alguna injusta acusación - es que ahora tienes que probar que eres inocente, que eso que sucedió, en realidad no fue así. 
Yo te pregunto en este momento: ¿Cuántos episodios de injusticia has vivenciado personalmente, o cuántas veces has sentido indignación porque, a través de los medios, 

Get up stand up. Playing for change