Gracias

Gracias

jueves, 2 de noviembre de 2017

El poder la la vulnerabilidad. Por Isha


Muchos de nosotros no sabemos lo que significa amarnos. Más allá de tener una vaga idea sobre el tener confianza en uno mismo, sigue siendo un concepto abstracto. Muchas de las personas que aparentemente son muy confiadas no se aman en absoluto. Yo lo sé, porque yo era una de ellas. Siempre aparentaba ser extrovertida, entretenida y encantadora, pero estas cualidades eran la máscara que ocultaba mis inseguridades, para que nadie las notara.

Para amarte a ti mismo debes abrazar las partes tuyas que rechazas. Es amando esas partes - el resentimiento, los celos, la rabia, la vergüenza, la inseguridad - que serás libre de ellas. La verdadera fuerza vendrá sólo cuando descubras el poder de la vulnerabilidad. 

La mayoría de nosotros

sábado, 21 de octubre de 2017

La clase de paz que perdura. Por Kai y Jesús



La Gran Madre Gaia está creando un gran impulso de transformación y es momento de que la Humanidad asuma la responsabilidad sobre el mismo, creando el espacio para el entendimiento y la compasión, en lugar de continuar en lucha y separación.
Todo cuanto está ocurriendo forma parte del proceso planetario y es necesario comprenderlo para lograr asumir el lugar que a cada uno le corresponde. No es momento para mirar los acontecimientos planetarios desde el miedo o el sentimiento de victimización y enojo. Es momento de madurar y asumir la responsabilidad sobre los cambios que se han de manifestar.
No pueden seguir culpando

Soy perfect@ exactamente como soy. Por Isha



La Intendencia de Montevideo, en Uruguay, conoció el Sistema Isha y me invitó a ofrecer un seminario de servicio social para unas trescientas personas discapacitadas. El evento tuvo el apoyo oficial y también recibió el patrocinio de algunas empresas de autobuses que trajeron personas de todo el país. Los participantes venían en sillas de ruedas, algunos

sábado, 9 de septiembre de 2017

En verdad ¿todo es perfecto?. Por Mar Barbosa


Coincidencias. No existen. Nada es casual, nada sucede al azar y todo tiene un para qué en la vida.

Hay ocasiones en las que sentimos que la vida nos castiga, que algo habremos hecho mal o algo debemos estar pagando. Parece normal pensar así, sentir así. Pero si le damos una mirada más profunda, podremos darnos cuenta de que mientras lo veamos de esa manera, estamos dejando ir la oportunidad de poder cambiar nuestra experiencia. Nos colocamos en una posición de "barco a la deriva" a merced de las circunstancias, resignados al dolor.

Existe otra manera de ver las cosas.